Intereses armados

¿Existe incoherencia entre la política exterior española a la hora de manejar valores y principios, y la política comercial? Jesús Núñez, el director del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) sostiene que sí. Por ello y con el apoyo de otras ONG como Amnistía Internacional (AI), Fundació per la Pau, Greenpeace e Intermón Oxfam, indicaron la violación del artículo 53/2007 por parte del Gobierno español al permitir la venta de armas a países en los que se están produciendo graves violaciones de derechos humanos.

Hablamos de las recientes revueltas acontecidas en los últimos meses en Oriente Próximo y en Norte de África así como de los diversos enfrentamientos entre partidarios y opositores del régimen de cada uno de los países involucrados.

Según estiman los datos ofrecidos por el Ministerio de Industria, el valor de las exportaciones relativas a armamento y material de doble uso (con aplicaciones civiles pero susceptible de ser usado con objetivos militare o policiales) desde España a estos países asciende a 558 millones desde el año 2005.

La creciente indignación de diversas ONG del mundo se ha visto acentuada en los conflictos ocurridos en Libia, país en el que las revueltas populares no han logrado derrocar a su dirigente con la “facilidad” que lo hicieron en Túnez o Egipto. Muammar Al Gadafi se aferra al poder de una manera casi obsesiva obviando la voz del pueblo que lleva liderando desde hace ya 40 años. Este país, a día de hoy, en su permanente estado beligerante, se ha cobrado muchas vidas de personas ajenas al conflicto y víctimas de una constante lucha de poder. España se encargó en el primer semestre de 2010 de exportarle piezas de aeronaves militares por valor de 3,3 millones de euros y equipos de visión nocturna por otros 3,5, tal y como detallan las cifras ofrecidas por la Secretaría de Estado de Comercio.

Por esta situación y por tantas otras, las ONGs acusan a Europa de ser la responsable del abastecimiento armamentístico de estos países y de propiciar, con ello, situaciones de violencia extrema como las que se viven en la actualidad. Esta idea la corrobora también Jesús Núñez afirmando que La UE tiene mucho de lo que avergonzarse por los tratos con estos países”.

Estas ONGs muestran además de esto su preocupación por destinos como Argelia, Egipto, Jordania o Túnez que también se configuran como importadores de armas españolas, basándose en sus restricciones de derechos fundamentales, su excesiva violencia policial y militar y en el hostigamiento a periodistas y activistas de derechos humanos.

Otro ejemplo, que también se ha convertido en diana de las denuncias de las ONGs, es Arabia Saudí, por negarse a reconocer derechos a las mujeres y a las minorías, por la represión de las libertades y por el uso frecuente de la tortura. Pero volvemos a la cuestión formulada al comienzo… ¿Influye que esa tortura se lleve a cabo con material español, incluyendo vehículos, armas ligeras de menos de 20 milímetros y municiones?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ayuda humanitaria - ONGs. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s