El terrorismo en dos mundos

 Con el término “terrorismo” se designan los actos vandálicos que realizan ciertas organizaciones, entre los que se incluyen tanto muertes sangrientas como atentados. Quiénes accionan estos actos suelen ser ciertos movimientos revolucionarios, regímenes o individuos, que se sirven del uso de la intimidación coercitiva, así como la violencia, para conseguir sus objetivos.

La definición de este término por parte de expertos en el tema es enorme, sumando cada uno a la misma un toque más crítico. El uso de estrategias de comunicación, sobre todo de publicidad, es enorme en estos grupos organizados y se diferencian por la violación continua de los derechos humanos de aquellos contra quienes atacan. Como hemos dicho, para el terrorismo islámico,  la publicidad o propaganda es algo decisivo para llevar a cabo grandes estrategias geográficas y conseguir así un crecimiento más rápido de los grupos, aunque también pueden sumar un mayor número de contrarios a esa manera salvaje de llevar a cabo la libertad de expresión que gracias a unos derechos humanos aprobados, por consenso, podemos disfrutar.

Sin embargo, no son estos derechos humanos los que los grupos terroristas respetan exactamente; más bien los pisotea. Con estos actos, los grupos terroristas pretenden rebelarse ante ciertas premisas ideológicas y políticas y perseguir, infundando siempre el temor, sus objetivos sociales o políticos.

De acuerdo con el libro sagrado (El Corán), el musulmán debe “La sumisión a Dios el Altísimo a través del Monoteísmo, la obediencia y el abandono de la idolatría”, renunciando a todo tipo de politeísmo. De la misma manera, la Yihad o Guerra Santa constituye un elemento esencial para comprender el carácter teocrático y violento de la conquista dispuesta a la conversión o eliminación del Infiel; la lucha armada fue denominada “sendero de Alá”, y es a través de ella como el musulmán alcanza la trascendencia divina.

Pero los límites del terrorismo aun no están bien definidos, la problemática reside en la siguiente pregunta ¿cuál es la forma correcta de lucha y cuál la incorrecta?, porque la polémica se asienta en la opinión sobre la diferencia de lo que para unos es un luchador de la libertad y para otros es un terrorista. Pero para la mayoría está claro que alguien que utiliza métodos sangrientos para conseguir sus objetivos no es un luchador, es alguien sin escrúpulos que no sabe diferenciar

Ahora bien, en la actualidad no sólo preocupa esta forma de ataque, sino que se suma una nueva amenaza que recibe el nombre de “ciberterrorismo”. Este término, puede aplicarse a la raíz de Ciber, en relación con lo tecnológico, así como con el ciberespacio, estudiado de manera más abstracta en cuanto a la posible zona de desarrollo, en el que representa hechos informáticos producidos a través de redes públicas interconectadas, conocidas como Internet.

A raíz de este nuevo concepto se desata una nueva duda entre la sociedad: situándonos en la era de la tecnología, tras la globalización del terror, ¿puede aparecer el ciberterrorismo como una nueva amenaza?

Expertos en este ámbito, como Jayshree Ullal, cuyo trabajo consiste en manejar la tecnología de la empresa Cysco, incluyendo ahí el tema de seguridad, en Silicon Valley, que es la ciudad donde se concentran las grandes empresas tecnológicas, consideran que Internet es una red muy compleja y que por muy buenos que sean los ataques que reciba, no cree posible el hecho de derrumbar a la totalidad de la red con alguno de estas amenazas. A pesar de ello, los ataques son cada vez más trabajados y más dañinos. Últimamente son menos los ataques sufridos porque este tipo de “terroristas de la red” dedican más tiempo a su realización, bajando así la cantidad de ataques pero aumentando su complejidad.

En el ámbito terrorista, las nuevas tecnologías han captado un gran poder, en la manera en que los organizadores de estos ataques pueden utilizarlas, en especial la herramienta de Internet, para estructurar sus golpes. En este sentido, la explotación del miedo a cualquier grupo de personas, siguiendo sus objetivos ideológicos, se realiza de una manera mucho más extendida, dado que se trata de una “red de redes”.
Internet, en todas sus facetas, ha supuesto un motor de empuje para los ataques del terrorismo islámico. Supone una mayor facilidad a la hora de atentar contra sus “enemigos”, dado que la zona de actuación es mucho más libre y que resulta de mayor investigación dar con los autores de los ataques.

Hasta aquí han llegado estos dos mundos unidos que se expresan mediante diferentes vías, pero que atentan contra los derechos con un objetivo común, perseguir sus ideas. ¿Hasta dónde se alzarán estos revolucionarios? ¿Existirá la ecuación que resuelva cómo erradicarlo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Terrorismo y Ciberterrorismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s