La consolidación de los sistemas educativos magrebíes

En organismos internacionales como la UNESCO, UNICEF  o el Banco Mundial,  garantizar la escolarización básica de todos los niños en los países en vías de desarrollo sigue siendo una tarea prioritaria en las políticas públicas de éstos. Este desarrollo dotaría a generaciones posteriores de las cualificaciones necesarias para salir del subdesarrollo y la pobreza. Por el contrario, se alimentarían gran cantidad de tensiones educativas y sociales. En los países que conforman el Magreb, se han conseguido considerables pasos hacia delante desde la independencia para extender al máximo el acceso a la enseñanza, a pesar de que la calidad de la educación ofrecida aún no es del todo homogénea. Algunos estudios afirman que el desarrollo tanto tecnológico como económico todavía no es suficiente, asimismo, las desigualdades de acceso a la educación están a la orden del día.

La región del Oriente Medio-norte de África, en los últimos veinticinco años, ha realizado progresos notables en el ámbito de la enseñanza primaria. Es en esta región donde la escolarización neta y la tasa de asistencia escolar han progresado más en el mundo.

El crecimiento medio anual de estas regiones ha sido de casi un dos por ciento. Si estos ritmos medios de crecimiento anual continúan en aumento, la región del Magreb tendría muchas posibilidades de alcanzar el objetivo de educación primaria para todos de aquí al año 2015.

Dividiendo el avance por regiones, Túnez, era el país más atrasado en términos de escolarización en el momento de su independencia, pero dio y continúa dando prioridad al sector de la enseñanza. Tiene un balance muy positivo ya que casi todos los niños están, al menos, matriculados en el primer curso de primaria y secundaria y existe en ambos paridad de sexos. Incluso, las niñas son mucho más numerosas que los niños en la educación terciaria.

El caso de Argelia también ha dado sus frutos. En 1962 se independizó y sufrió la marcha de muchos docentes hacia países como Francia, lo que desestabilizó el sistema educativo durante un tiempo. Por otro lado, los ingresos del petróleo han ayudado a un desarrollo sin precedentes de la escolarización básica.

Por último, en Marruecos, el alumnado se ha multiplicado casi por veinte, mientras la población del país sólo se ha triplicado. El avance existe a pesar del crecimiento demográfico.

El control de los sistemas de enseñanza por parte de la élite magrebí supondría un problema en el desarrollo del sistema educativo porque crearía una dualidad sólo favorable para los herederos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s